Al Geniotipo no le interesa la personalidad

Al Geniotipo no le interesa la personalidad

Pues si, a pesar de que voy a dedicar esta entrada a desarrollar el titular, el resumen concreto es ese: el geniotipo no es una medición de personalidad. Es más, para mi, la personalidad es irrelevante. Me explico:

Desde que los tiempos son tiempos, la psicología ha querido hacer varias interpretaciones de la personalidad y categorizarlas. Esto lo pude comprobar cuando estudié muchas de ellas (leer: Origen del Geniotipo)
Al final incluso me pareció curioso como se diferencia personalidad, de carácter y de temperamento. Podríamos resumir que temperamento es visceral (aquí es interesante mirar el modelo PEN que defiende Eysenck o la teoría de Pavolv basada en la biología).
El carácter surge de la influencia de todo lo que te rodea, o sea, de la interacción social (esto acabaría desembocando en la Psicología de la Personalidad donde destacan entre otros William Stern).
La personalidad es la suma de las dos. Es en esta última encontramos muchas teorías como la de Jung, Allport, Rogers, Maslow… Pero a la vez, también hay muchas corrientes que defienden que en el fondo personalidad y carácter son lo mismo.

Conclusión resumida después de muchas horas de lectura: que no hay unanimidad en este aspecto. Esto hizo que desde el inicio, mi mirada sobre la personalidad no fuera fundamental. Dicho en otras palabras, que el Geniotipo no se construiría sobre ella, porque no hay certeza válida alguna y porque sobretodo, los análisis y datos que iba obteniendo de los usuarios, no aportaban que la personalidad fuera determinante en el talento.

Y esa es la base del Geniotipo, y que lo diferencia al 100% del resto de teorías de personalidad. El Geniotipo no es un búsqueda para teorizar o clasificar la personalidad, sino en encontrar cuales son las aptitudes innatas propias de cada ser humano, para potenciar su talento y desvelar su propósito de vida.

Esquema del Geniotipo

Cada ser humano nace con unas capacidades únicas, que le diferencian del resto. La deducción es simple: si todos naciéramos con las mismas aptitudes, todos tendríamos la misma profesión. Es tan obvio como que hay personas con una facilidad increíble para las matemáticas y otras no. Y así con tocas las aptitudes.
Pongamos un ejemplo del desarrollo de un jugador de baloncesto profesional:
-Lo primero es que esta persona dentro de las capacidades perceptivos motrices, siguiendo su capacidad corporal, debe tener una estructura de una altura superior a la media. Un ser humano de 1,70cm difícilmente podrá competir en este deporte. También destacará por su capacidad de espacialidad y cordinación.

-Lo segundo es que tendrá más desarrollado que la media la creatividad conceptual (Leer: La dimensión creativa). Lo que le ayudará a decidir en cada momento de una forma rápida y ágil la mejor decisión, algo imprescindible en el deporte de élite.

-Por último, las capacidades cognitivas asociadas por ejemplo a la evaluación o al pensamiento lateral estarán en picos altas de rendimiento, utilizando terminología deportiva.

(A continuación dejo un esquema sobre las capacidades perceptivo-motrices y un esquema simple visual de las capacidades cognitivas)

Fuente: Pablo Pozo Rosado. Desarrollo de las capacidades  perceptivo-motrices en la Educación Física escolar por el licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Diplomado en Magisterio: Especialidad de Educación Física por la Universidad de Granada.
fuente: Claudia Pradas: https://www.psicologia-online.com/habilidades-cognitivas-que-son-tipos-lista-y-ejemplos-4275.html

Lo que propone el Geniotipo, es el conocimiento a fondo de esas aptitudes innatas, para desarrollarlas y potenciarlas al máximo. Ese desarrollo te lleva a tu talento y éste desvelará tu propósito de vida. Veamos porqué.

Siguiendo con el ejemplo del jugador de baloncesto, una vez hemos reconocido las aptitudes innatas, podemos dejarlas al lado o potenciarlas. Y esto es lo que marca la diferencia. Una persona nace con las habilidades para ser un jugador de baloncesto, pero lo que lo convertirá en profesional y único es su talento. El cómo se haga crecer, aumentar o incrementar ese talento, marcará la diferencia, porque aunque haya muchos jugadores de baloncesto, tu talento, te convertirá en un jugador diferencial. El talento, podríamos es tu especialidad.
Dicho de otra manera: much@s nacen con aptitudes para jugar al baloncesto, pero solo aquell@s que las potencien, desarrollaran su talento que les convertirá en jugadores diferenciales y exclusivos, únicos. Cuando te conviertes en un jugador único, has conquistado tu propósito de vida. Porque tu talento es único. Compartes aptitudes iguales con muchos otros jugadores: ser alto, visión de juego, sincronicidad, etc… pero tu talento es propio y especializado. Descubrirlo, aceptarlo, desenvoluparlo y exponerlo, te hará único. Te convertirá en un especialista de esa materia.

¿Y LA PERSONALIDAD?
En toda esta exposición, la personalidad no aporta nada. Pondré un ejemplo muy gráfico para comprenderlo.

Pongo esta imagen tan visual para ilustrar la exposición

Si, es Michael Jackson. Para mi el mayor artista de la historia. Pero gustos aparte, son obvias las diferencias del Michael joven al adulto. En él cambió todo, su personalidad y su modo de ver el mundo entre otras cosas por las acusaciones de pederastia, cambió su físico, cambió su forma de relacionarse con los humanos y entorno… y la vida le hizo famoso, aclamado, odiado, leyenda, héroe, padre, marido, millonario, arruinado… un sin fin de condicionantes que pueden variar la personalidad y carácter de cualquiera…. PERO ¿sabes lo que nunca cambió? Que Michael nació con el talento de ser artista y murió siendo artista (literalmente, preparando su última gira).
El talento es inmutable. Naces y mueres con él. Por eso no hay una edad para desarrollarlo. Cervantes publicó el Quijote a sus 60 de aquellos años. Nunca es tarde. Pero ese es otro aspecto que ahora no entraré.

Michael nació con las aptitudes de bailar y cantar. Todo el mundo sabe que era un prodigio de bien pequeño. Pero lo que lo que lo convirtió en un genio referencial fueron las horas y horas que se dedicaba a ensayar voz y coreografías, a veces hasta la extenuación. Potenciar sus habilidades, lo convirtieron en el mayor o uno de los mayores artistas de la historia, creando un estilo único y diferencial, que le llevaron a alcanzar el éxito en su propósito de vida profesional. Su talento lo convirtió en un especialista de la música. Y la personalidad poco tiene que ver aquí. De hecho es vox populi que era extremadamente tímido y que le costaba comunicarse con los demás… entonces ¿cómo puede alguien de personalidad introvertida comerse el escenario? ¿Cuantas veces has escuchado la frase sobre actores que “ante las cámaras se transforman”? Pues porque el talento, invalida la personalidad. El talento es el mabui de cada ser humano. Es el regalo del universo para desarrollarnos en la Tierra y a la vez tu aportación a ella, y poco importa que seas más o menos en tu forma de ser o lo que pienses, o cual sea tu entorno… si lo desarrollas alcanzarás el éxito en tu propósito.
Además piensa: ¿cuantos artistas conoces con éxito en el mundo de la música? Ahora observa: ¿todos tienen la misma personalidad? Jon Bonjovi, Axel Rose o Freddy Mercury nacieron en entornos muy diferentes y tenían personalidades totalmente diferentes y orientaciones sexuales opuestas… pero todos los reconocemos y recordamos por su talento: músicos y cantantes del MISMO género: rock.

EL ENTORNO
Siguiendo con Michael Jackson, él nos proporciona un ejemplo sobre el entorno en el desarrollo del talento. Todos sabemos que su padre era extremadamente exigente con él. Pero también lo fue con el resto de hermanos, pero por más que se empeñaba en ponerle horas y voluntad con ellos, el éxito llegó con Michael de forma natural ¿Porqué?Porque las aptitudes de Michael eran innatas. Los hermanos, recibieron la misma formación, educación y vivían en el mismo entorno familiar, social y cultural que el pequeño Michael, pero no les alcanzaba. Llegó él, y todo explotó. ¿Destino? No lo sé. Lo que si que es obvio es que su talento, estaba por encima del entorno, las palizas del padre, las circunstancias y las condiciones que le rodeaban.

Al igual que Michael hay miles de casos (como por ejemplo su productor Quincy Jones, que nació en un lugar de gánsters y asesinatos, descubriendo su talento al encontrar en una casa abandonada un piano mientras iba a visitar a su madre enferma según cuenta con sus palabras, semiloca) y esto implica que la personalidad y entorno poco pueden aportar a tu talento innato.
Para que quede claro, en ningún caso estoy diciendo que el entorno no pueda influir en el constructo de tu carácter y que éste influya en la forma de expresar tu talento y darle ese toque personal… pero en ningún caso es innato. Es decir, las aptitudes que conforman tu talento son biológicas. La personalidad y el entorno, no. Y cómo hemos visto pueden ser variables. Puedes cambiar de idea, de forma de pensar, de lugar, de país (volviendo a Freddy Mercury, él no nació en Inglaterra), de pareja, de amistades, puedes tener experiencias que modifiquen tu forma de interpretar la vida y por tanto tu personalidad (teoría personalidad de Allport) pero el talento no podrás modificarlo. Porque forma parte de tu ser, como tu instinto, tu intuición o tu amor. Siempre estará en el mismo lugar. Dentro de ti. Dentro de tu consciencia esperando ser usado, porque es tu aportación a la vida.

Por esto, a pesar de que mucha gente me en una primera impresión me comenta lo del Eneagrama desde el enfoque que propone Borja Vilaseca, son dos herramientas muy alejadas. Leer:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *